Kresala

Exposición colectiva

22 de septiembre - 29 de octubre 2017

La mar y los mares, inmensidad culturizada, incansable lenguaje de sonidos, unas veces apacibles y sosegados, otras impetuosos y enérgicos. Resonancias con sus ritmos tenaces e incansables, imposibles de acallar, silenciar u olvidar. Lenguaje también de brumas y luces, de calimas y enigmas, escrito entre oleajes y mareas, puertos, diques, escolleras, malecones y refugios... entre vientos y marejadas, acantilados, arenales, rías y montañas.

Mar nombrada, inmensa, abierta y al mismo tiempo conmensurable y delimitada, con sus frentes de agua, contenida, observada, pensada, imaginada y trabajada. Escenario de relaciones para hombres y mujeres, convertida en recurso para marinos, comerciantes, trabajadores portuarios y pescadores.

Aprovechada en un sinfín de esperanzas, esfuerzos y dedicaciones. Medio para la vida y cuna de profesiones. Navegada y experimentada, generosa, almacén de frutos y utilidades en un pródigo intercambio de empeños, sudores y sacrificios. Transformada laboriosamente en evidencias y verdades así como en ficciones, fantasías y figuraciones que evocan y huelen sin cesar al salitre, traído ahora por las aguas salpicadas de la fotografía, la escultura y el arte.

Juan Antonio Rubio-Ardanaz
Antropólogo

02--%202010-%20165%20x%20200_edited.png

Exposición colectiva de Amaia Lekerikabeaskoa e Isusko Vivas.