Asier Laspiur

 

"Artseginez"

 

13 de julio - 28 de agosto

_DSC0069.jpg
_DSC0069.jpg
_DSC0071.jpg
_DSC0071.jpg
_DSC0072.jpg
_DSC0072.jpg
_DSC0077.jpg
_DSC0077.jpg
_DSC0079.jpg
_DSC0079.jpg
_DSC0078.jpg
_DSC0078.jpg
_DSC0076.jpg
_DSC0076.jpg
_DSC0080.jpg
_DSC0080.jpg
_DSC0075.jpg
_DSC0075.jpg
_DSC0074.jpg
_DSC0074.jpg
_DSC0073.jpg
_DSC0073.jpg
_DSC0068.jpg
_DSC0068.jpg
1/1

 

 

   Cuando digo aquí que el Arte no es Información, y que un cuerpo en Arte no es Información, me estoy refiriendo a que la buena información, es decir, el sentido correcto de estar informado de un cuerpo artístico significa, como ya concibieron los aristotélicos, que siendo una realidad limitada por una superficie, que posee extensión, que define su propio espacio, y que es una substancia, no por ello se trata de pura materia ni de mera potencia, sino que se halla «informado por una forma» (la Forma lo habita); dicho de otro modo: el cuerpo en Arte, existe y así aparece siempre, pues ésta es su condición, penetrado por una forma, o sea, «in-formado», que es justo lo contrario a lo que sucede hoy con lo que se entiende por "información", que es simple ruido en exceso depositado en cuerpos sin forma ni formación (vacíos, huecos, sin órganos… o visto al revés, órganos deformes sin un cuerpo formado); de manera que, un cuerpo in-formado es lo opuesto a un "cuerpo que informa", es la antítesis de la "información sobre un cuerpo", es el enemigo de lo amorfo, y por lo tanto, de toda falta de Figura, de lo des-figurado (que permanece este mundo tan ahogado en imágenes…).